La respuesta es rotunda: NO. En realidad, ningún procedimiento odontológico tiene por qué doler, pero está muy arraigado el temor que se le tiene al dentista bien por malas experiencias de muchos años atrás o bien por desconocimiento, lo que comúnmente llamamos “odontofobia“.

Los profesionales que nos dedicamos a esta rama de la medicina que es la odontología, hemos visto evolucionar y hemos contribuido cada día a practicar técnicas cada vez menos invasivas, con protocolos más estandarizados y con menos riesgos.

Concretamente la colocación de implantes dentales, que es el tema que nos ocupa, se realiza bajo los efectos de la anestesia local. Incluso en algunas ocasiones, si el paciente es muy nervioso o se trata de una cirugía larga, se puede recurrir a la sedación inhalatoria consciente, con lo que, durante el tiempo que dura la cirugía, el paciente no siente ningún dolor.

A la mayoría de los pacientes también les preocupa mucho el postoperatorio. Tenemos que tener en cuenta que en el momento en que la anestesia va desapareciendo y la intervención está recién hecha, puede haber sensaciones extrañas, molestias e incomodidad; nunca dolor. Si el paciente recién operado anteriormente no tenía dientes, lógicamente se encontrará raro. Por otro lado, la anestesia se aplica mediante pinchazos y, una vez se despierta la zona, el paciente puede notar una leve inflamación e incomodidad, al haber estado con la boca abierta más tiempo de lo habitual. No obstante, todos estos efectos son transitorios.

El cirujano se ocupa de administrar un tratamiento farmacológico para evitar cualquier tipo de complicación y hacer que los días posteriores sean lo más cómodos posible. En principio bastará con tomar antibiótico para evitar infecciones, antiinflamatorios para evitar hinchazón y analgésicos para evitar el dolor.

Además de la medicación, en Alvarado Dental Clinic contamos con los beneficios que se obtienen tras la aplicación del láser Elexxion, que actúa para que la cicatrización de los tejidos blandos sea más rápida, minimizando la inflamación si la hubiera, y acelerando el proceso de desaparición de posibles hematomas.

De todas formas, hay que tener en cuenta que nuestros pacientes, por regla general, se recuperan con más rapidez que los pacientes que son tratados con la implantología tradicional. El Dr. Miguel Alvarado realiza las cirugías de colocación de implantes con una técnica diferente, eficaz, segura y avalada científicamente, sin elevación de seno y sin injerto de hueso con lo que ya de entrada, resulta una intervención mucho menos traumática, menos invasiva y más limpia.

Otra premisa fundamental es que el paciente se implique de una forma activa en su recuperación llevando a cabo todas las medidas que se le prescriban, además de llevar a rajatabla el tratamiento farmacológico. También es muy importante que se comprometa a mantener una escrupulosa higiene y que modifique sus hábitos alimenticios hasta que el cirujano le dé el alta definitiva.

En resumen, los implantes no duelen, ni en el momento de la colocación ni en el proceso de recuperación.

Para más información, estaremos encantados de atenderle, estudiar su caso en profundidad y explicarle mucho más detalladamente las medidas que tomamos para que la experiencia resulte lo más liviana posible.