Las revisiones periódicas son una de las mejores medicinas contra los problemas dentales. Crecemos con la idea de que es normal tener dolor de muelas, caries o cualquier otra anomalía. Pero es totalmente falso.

Antiguamente el cuidado dental era escaso por lo que ver problemas y enfermedades bucodentales era completamente normal. En la actualidad, es común mantener los cuidados pero la dieta se ha vuelto más cariogénica. Esto se debe a que comemos más veces y más azúcar.

¿Cada cuánto tenemos que hacernos una revisión?

Si mantenemos una buena higiene dental diaria y una alimentación saludable, los especialistas recomiendan una revisión al menos una vez al año. Por desgracia, es poco habitual que se conjuguen ambas condiciones.

El ritmo de vida actual y la calidad de los alimentos que ingerimos, provoca que los expertos estén recomendando una visita semestral. Cepillarnos los dientes después de cada comida, el uso de hilo dental y los productos azucarados son condicionantes que no siempre podemos cumplir.

Con dos revisiones anuales y algunas rutinas básicas las posibilidades de tener problemas bucodentales descienden considerablemente. Problemas como la caries, la enfermedad de la encía o el bruxismo, entre muchas otros, tienen menos posibilidades de afectarnos.

¿En qué consiste una revisión?,

Las revisiones periódicas con nuestro odontólogo comenzarán con un examen de las piezas dentales, las encías y de toda la cavidad oral. Tras esto hará una comparativa con el resultado de la visita anterior para comprobar si sufrimos alguna alteración que pueda suponer un problema.

En caso de encontrar algún problema, puede que nos solicite unas radiografías dentales para poder diagnosticar correctamente cualquier anomalía que pudiera encontrar.Con estas sencillas pautas y las revisiones periódicas conseguiremos mantener una salud bucodental excelente.

 

Revisa tu sonrisa

Estaremos agradecidos de conocerte y conocer tu boca. Consúltanos y contáctanos sin ningún compromiso.